EL BIOCHAR COMO SUMIDERO DE CARBONO

Reducir la huella de carbono en la agricultura

EL BIOCHAR COMO SUMIDERO DE CARBONO

 

La estructura del BIOCHAR es estable, lo que significa que los microorganismos tardan mucho en descomponerse. Dependiendo de la forma en que se produjo y las condiciones en el suelo, el BIOCHAR puede permanecer en el suelo en un periodo de 100 a 1000 años.



Durante este tiempo, el BIOCHAR crea un sumidero de carbono que bloquea los átomos de carbono en el suelo. De lo contrario, este carbono se habría oxidado a dióxido de carbono y, por lo tanto, habría contribuido al cambio climático en curso. Puede ser, por tanto, una gran oportunidad para transformar la actividad agrícola y de administración de parques y jardines en una importante contribución a la lucha contra el cambio climático.




Estudios de la Cornell University (Nueva York) estiman que la producción de BIOCHAR a partir de Biomasa de restos orgánicos, que no compiten con la producción de alimento ni incrementan la superficie de tierra cultivada, puede secuestrar el carbono equivalente al 12% de las emisiones globales del CO2, igualándose a la cifra que emite el sector del transporte.

El biocarbón o BIOCHAR se puede considerar como la gran revolución que necesita la agricultura en un momento crítico del planeta, donde el impacto del CO2 se ha convertido en uno de los temas más importantes a escala mundial. La revista británica THE GUARDIAN publicaba hace unos días un artículo con el siguiente título: “Este material oscuro: la alquimia negra que puede detener las emisiones de carbono”.


https://www.theguardian.com/environment/2019/nov/29/this-dark-material-the-black-alchemy-that-can-arrest-carbon-emissions?fbclid=IwAR1UPkaPIV3yjAgWhSXg_oU3w8eJT-UzH_OA6Ka46qUXZn_swnJntirk5lY